sábado, 20 de febrero de 2016

Huesos

Recuerdo que tenia a un amigo que era super delgado, sus huesos sobresalían de su piel  y eso a mi siempre me llamo la atención, el me dejaba tocarlos; clavículas, omóplatos, costillas, caderas, rodillas y sus huesudas manos, solo podía pensar en lo mucho que me gustaban, en lo mucho que me gustaba, en lo mucho que a el le gustaba que me gustaran y en como disfrutábamos al compartir esos momentos de adoración hacia ese firme tacto a través de su piel.

¿por que yo no puedo tenerlos?

Mas adelante todo tenia sentido, el no comía, y si lo hacia era por que lo obligaban, se veía en su cara tras cada rogado bocado que no le gustaba comer, al igual que se veía en su cara la felicidad y satisfacción cuando le decían que estaba muy delgado, a mi nunca me importo y siendo honesta ni siquiera creí que el tuviera o tenga algún problema, me conformaba con ser su amiga y con poder ver esas clavículas que a mi tanto me gustaban.



Creo que el fue la primera persona por la que quise estar delgada, me daba pena que me tocara siquiera, a la fecha si sueño con el me lastima mentalmente, se que si lo veo tan siquiera en sueños me voy a sentir mal al menos toda la mañana. Si lo veo en persona no siento nada, es hasta despues hasta la noche que me lastima, no se como lidiar con eso.

Peso: demasiado inestable para tomarlo.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Copyright © 2014 Huesos y pensamientos

Distributed By Blogger Templates | Designed By Darmowe dodatki na blogi